Scandal: Pencils down

Se acerca del debate del Partido Republicano y Olivia necesita hacer todo lo posible para instalar a Mellie como una candidata seria frente a Doyle y Susan Ross.

Comentarios de “Pencils Down”:

  • Parece que una mujer “demasiado inteligente” no es una buena candidata para Presidente. Mellie es tan de clase alta que molesta (pero no por su plata sino por su actitud, o quizás simplemente porque es mujer, porque a nadie le molesta la riqueza de Doyle) y es el trabajo de Liv hacerla parecer “normal” o, en palabras de la propia Mellie “más tonta”. Para eso idean un plan ya conocido, el de ir a comer a Getysburguer. Y todo va bien hasta que la candidata habla de más y todos se dan cuenta de que nunca fue a uno de esos lugares y, aún peor, que estaba mintiendo cuando dijo que sí. ¿Será suficiente para ganar que Mellie se muestre tal como es en el debate?
  • Últimamente la serie está de regresos y esta semana fue el turno de Edison Davies, el ex prometido de Liv, que está a punto de lanzarse como candidato por el Partido Demócrata porque “es hora de tener el primer presidente negro” (¿eso convertiría a Grant en una especie de Bush? Quién lo sabe…). Y aunque Liv le promete no contar su secreto, enterarse de que su padre está pagándole la campaña con dinero sucio y que ya le está pidiendo favores va a hacerla cambiar de opinión. Se viene otra guerra entre los Pope. Ya nos parecía raro que Eli finalmente le de un buen consejo a su hija.
  • Gracias a este problema con Edison y a la habilidad de Quinn es que nos enteramos de qué es lo que quería Jake con Vanessa. Esperemos que esto finalmente la libere a Liv de estarlo persiguiendo y pueda desligarse finalmente de esa relación enfermiza. A juzgar por la escena (hot, no vamos a negarlo) en el baño, donde Liv usa contra Jake el mismo arma qué antes usaba él para mantenerla atada – sexo, claro – para desatar la pelea con su padre, podemos por fin esperar que todas estas idas y vueltas se terminen.
  • ¿Alguien más quiere pegarle a David Rossen por hacer llorar a Susan Ross? Finalmente se descubrió, porque Abby metió la pata, que David engañaba a Susan, justo cuando iban a formalizar la relación ante la prensa. Por supuesto que la vicepresidenta todavía no sabe que fue con Elizabeth pero poco importa, está destrozada. Su personaje es tan entrañable que queremos verla ganar las elecciones y feliz. Además, David se quedó sin el pan y sin la torta porque antes de que Susan lo deje, él había terminado las cosas con Elizabeth.
  • Ahora que Olivia está dispuesta a compartir el secreto sobre la adicción de Edison, recibe a cambio un secreto sobre Susan y a juzgar por la cara de Liz, es jugoso. Pero nos quedamos con la duda hasta la semana que viene.
  • Cyrus, mientras tanto, sigue aliado con Tom (¿por qué?) y necesita bajar de su caballo al hermano de Vargas que le está robando su puesto como Jefe de Campaña. No parece que alguna vez Cyrus pueda dejar de estar atrapado entre los celos y la sed de poder. Ya se está volviendo un poquito viejo su truco.
  • Puntos extra para la preparación del debate y para Hollis diciendo que él no necesita abogados, se tiene a él mismo. Están grabando muy al día porque, por supuesto, hace unas semanas Donald Trump dijo más o menos lo mismo. Ya sabemos que Shonda juega para Hillary (¿Sería Mellie acaso? No nos queda mucha duda si pensamos que el mayor escándalo sexual de la historia estadounidense es el de Bill Clinton)

Promo “The Miseducation of Susan Ross”:

 

Facebook Comments

About Karina Fernandez

Miro televisión más de lo que el médico recomienda. De grande descubrí el fantasy y me enamoré. Whovian.