Supernatural: Safe House

Después de ooootra pausa, anoche finalmente volvió Supernatural con un capítulo que nos mantuvo viajando entre el pasado y el presente y que, además, nos devolvió a dos personajes que extrañamos un poco: Bobby y Rufus.

Comentarios de “Safe House”:

  • Sam y Dean se enfrentan a un caso que no es nuevo. A poquito de empezar la investigación se enteran de que en esa misma casa Bobby y Rufus habían investigado el mismo problema: una persona (primero un niño y luego su madre) escuchan pasos y segundos después algo los pone en coma. Al principio, como siempre, ambas parejas creen que es un fantasma, pero no, es un “Soul Eater” (Comedor de Almas, sí, sabemos que suena horrible).
  • El continuo ida y vuelta entre las dos investigaciones en la casa le dio un ritmo muy entretenido a uno de esos capítulos que son “de relleno” mientras esperamos que se sepa algo de Amara o Cass y la continuación de la trama principal de la temporada.
  • Puntos extra para la relación Bobby-Rufus. Las charlas entre ellos además de divertidas permitieron ubicarnos en el tiempo de la serie porque Bobby expresa varias veces estar preocupado por el futuro de Sam y Dean que intentan evitar el Apocalipsis (esto quiere decir que su aventura se sitúa en algún momento de la cuarta temporada). Uno de los poderes del Soul Eater era mantenerte en su nido y asustarte con imágenes de tus seres queridos muertos. Por supuesto que Bobby vio a Sam y Dean y éste a su vez vio, oooobviamente, a Sam.
  • Quizás lo mejor del capítulo fue la resolución. Tras darse cuenta de que en el pasado los cazadores no habían matado al personaje sino que sólo lo habían encerrado en su espacio (el Soul Eater vive en un espacio que no es ni acá ni allá, fuera de todo tiempo), Sam y Dean logran matarlo. Pero Dean, quien tras perder en el ya clásico ‘piedra, papel o tijera’ tiene que dejarse atrapar por esta entidad, se encuentra por un segundo con Bobby y logra salvarlo (al igual que a todas las almas que estaban ahí atrapadas). En un pase digno de Sam (o de Charlie realmente) Dean se pregunta si no será que esa era la verdadera alma de Bobby y no un reflejo de sus temores porque, si el nido está fuera del tiempo, entonces es posible que él y Bobby al estar atrapados allí hayan estado al mismo tiempo (aunque para el afuera fueran tiempos distintos). Esto es tan loco que hasta Sam se niega a analizarlo más profundamente, dándole al final del capítulo una idea un poco abierta que nos deja con algunas dudas sobre si efectivamente Dean tiene razón y qué es este espacio “entre espacios”.
  • Ver a Rufus continuamente recordándonos la regla más vieja del libro (“no podés salvar a todos”) y saber que él es quien va a morir en manos de Bobby durante el Apocalispsis fue un golpe bajo. Pero ahora al menos nos enteramos cómo hizo Bobby para ganarse ese Johnny Walker Blue Label que una vez Sam y Jody encontraron entre sus cosas.

Alguien en Twitter me comentó que así como en un capítulo “se inspiraron” en It Follows, parte del argumento de este capítulo está sacado de la película Insidious. No la vimos, pero quizás alguno de ustedes también haya hecho la conexión.

Promo de “Red Meat”:

Facebook Comments

About Karina Fernandez

Miro televisión más de lo que el médico recomienda. De grande descubrí el fantasy y me enamoré. Whovian.